terça-feira, 7 de fevereiro de 2012

La Solución Elegante



La Solución Elegante


Cuando vuelvo de un millón de años hacia delante y veo la humanidad actual, lloro. Veo cuánto ella tendrá que sufrir todavía para llegar a la paz y la felicidad.


Lloro porque es tan simple ser feliz y tan difícil para la humanidad comprenderlo.


Bastaría que un número mínimo de personas se iluminara para que por resonancia los demás también se iluminaran.


Y para que eso ocurra es necesario que esa minoría colocara el foco de todo lo que hacen, piensan y sienten en la solución del problema. Que enfocaran apenas la solución y sintieran eso.


“Todo lo que pedimos, creyendo que lo hemos recibido, lo recibiremos”.


Todo lo que es necesario saber sobre manifestación de la realidad está contenido en esta frase.


Creyendo que recibieron está en tiempo pasado, por lo tanto ya existe. Ya está hecho. Sólo entonces recibiremos. Solamente después de creer con el 100% de certeza es que el deseo será alcanzado. ¿Y cuál es el problema para convencerse de que ya has recibido? Es apenas un pensamiento, una creencia. Un único pensamiento cambia toda tu vida. Todos tienen una mente que puede pensar lo que ella quiera. Todos tienen sentimiento pudiendo sentir lo que desean.


Nada está impidiendo tu progreso, tu felicidad, tu evolución. Absolutamente nada.


Cualquier mendigo tiene un cerebro con 100 billones de neuronas y trillones de sinapsis. Estructuralmente un cerebro como el de todos los genios que ya pasaron por aquí. Pero, la cuestión no está en el hardware. Él es perfecto. El software es el detalle. El programa, o paradigma, o sistema de creencias. Lo que tú crees que es real es real. Literalmente. Creas o no.


La misma cantidad de energía requerida para manifestar algo negativo puede ser usada para algo positivo. ¡La misma! Es sólo una cuestión de direccionamiento. De elección.


Cuando dejamos que nuestra mente vague sin dirección, sin foco, entramos en la entropía psíquica y el desorden se instala. Cuando enfocamos en lo que queremos entramos en la neguentropía. En el orden.


Basta un único pensamiento para cambiar cualquier situación en la vida. Sólo que ese pensamiento no puede ser seguido por otro que destruya al anterior. Es necesario mantener el foco continuamente para que la manifestación ocurra.


Por ejemplo: ¿existe algún nanosegundo en tu vida en que dejas de ser fan de tu equipo? Está claro que la respuesta es no. Entonces ¿cuál es la dificultad de ser fan de ti mismo? ¿De creer que la casa/coche/piso/salud/dinero/relaciones ya existen?


Es una elección del pensamiento. En qué pensar. Qué sentir. En qué creer. Es un simple pensamiento que decide nuestro destino.










Este es un poema que Nelson Mandela leía…






"No importa cuán estrecho sea el portón ni cuán cargada de castigos esté la sentencia, yo soy el dueño de mi destino, yo soy el capitán de mi alma”.






OUT OF THE NIGHT THAT COVERS ME...

Out of the night that covers me
black as the pit from pole to pole
I thank whatever gods may be
for my unconquerable soul

In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud
Under the bludgeonings of chance
my head is bloody, but unbowed

Beyond this place of wrath and tears
looms but the horror of the shade
and yet the menace of the years
finds, and shall find me, unafraid

It matters not how strait the gate
how charged with punishments the scroll
I am the master of my fate
I am the captain of my soul

"Invictus"
William Earnest Henley


Nenhum comentário:

Postar um comentário


Videos editados I


Ninguém está autorizado a editar meus vídeos e fazer montagens, cortes, adições ou qualquer outra manipulação com as imagens das palestras.

Somente com autorização por escrito alguém pode usar minhas imagens.

Isso já foi dito na palestra passada e já postei sobre isso.

Quem está fazendo isso está prejudicando o trabalho.

Existe uma estratégia de divulgação feita por mim e que está sendo seguida à risca.

Todos os vídeos editados por outras pessoas devem ser tirados de qualquer mídia em que estiverem.

Postagens populares

Marcadores